El laberinto de ideas de FMR

El laberinto es "un edificio construido para confundir a los hombres". (Jorge Luis Borges).

de Marco Valesi

 

Si aceptamos la premisa que paso a paso el ser humano tiene, una vez emprendido el camino

"...caminante, no hay camino, se hace camino al andar..." decía Antonio Machado

continuado su recorrido entre senderos interrumpidos, y líneas que sin principios o fin pedían ser hechas o trazadas de nuevo y que precisamente el andar entonces ha sido una manera para encontrar el mundo, el otro o nosotros mismos, no podemos sino ser profundamente atraídos por este nuevo espacio perdido en la "Bassa parmigiana" (parmesana).

El Laberinto della Masone en Fontanellato, querido fuertemente por Franco Maria Ricci -"lo debía al amigo Jorge Luis Borges" recuerda el editor parmesano- constituye de echo una alegoría de la complejidad del mundo, cuya inteligibilidad no se puede agarrar con la unica razón. De ahí que las formas del mismo se sumen, se fundan y nos confudan: desde arriba se parece a una fortaleza, una estrella pulsante encerrada por geometrías, pero desde otras perspectivas parece y es mucho más.

Esta estructura sonada está formada por siete hectáreas de tierra que han sido transformadas en el laberinto más grande del mundo, aunque el más grande es el desierto, así el poeta Borges hace decir a un rey de los Arabes en "El rey y los dos laberintos" y su recorrido es largo 3 kilómetros realizados cultivando unos 200.000 plantas de bambù de diferentes especies, que hoy constituyen la plantación más amplia de Europa.

El laberinto es un lugar multiforme y original, a partir de la arquitectura del proyecto en su conjunto.

Ricci, con los arquitectos Pier Carlo Bontempi, que ha realizado los edificios, y Davide Dutto, que ha ideado la geometría del parque, ha decidido inspirarse en el laberinto romano, con ángulos rectos y subdivisión en barrios sin embargo remodelándolo e introduciendo aquí y allí unas pequeñas trampas: bifurcación y callejón sin salida, áreas de silencio y de escucho.

Dentro del parque, además del laberinto, se encuentran áreas culturales por más de 5mil metros cuadrados que acogen la colección de arte del coleccionista y editor parmesano, con aproximadamente 500 obras incluyendo pinturas y esculturas desde el siglo XVI hasta el siglo XX, y una biblioteca dedicada a la tipografía y diseño gráfico, con volúmenes de Giambattista Bodoni, toda la producción de Alberto Tallone y la del mismo Ricci. Y además un archivo para hacer accesible el trabajo de la casa editora en sus cincuenta años de historia, y todavía, en el centro del laberinto, una plaza de dos mil metros cuadrados, salas para fiestas y bailes, la plaza de un pueblo con su iglesia, una torre belvedere y finalmente una capilla con forma de pirámide para celebrar bodas.

“caminar por dentro se convierte en un placer comparable a lo de los flâneur para los "boulevard"  de París pero a vivir con el espíritu que propone Scarpa: “Por qué vosotros lucháis contra el laberinto? Apóyalo, por una vez. No te preocupes, deja que sea el camino a decidir tu propia ruta, y no la ruta a hacerte elegir los caminos. Aprende a vagar, a deambular”.

Sì porque el laberinto de FMR es espacio de profunda efímera, de brillante metafìsica, donde perderse para después rencontrarse!

 

Info: http://www.labirintodifrancomariaricci.it/

Taste & Knowledge

Ricette in progress
by Alberto Salarelli
Sguardo obliquo
by Manuela Soressi
Paesaggi e assaggi
by Guido Conti
Buono a sapersi
by Davide Bernieri
Gastrobestiario Parmigiano
by Giovanni Ballarini